Sobre el Vapeo

Desde la aparición del cigarillo electrónico tambien ha surgido una nueva palabra en nuestro vocabulario habitual, esta palabra es “vapeo” además de las sus derivadas como vaper, vapear, vapeador, etc.. El termino “vapeo” es el acto de inhalar el vapor que produce un cigarillo electrónico. En 1968, Herbert A. Gilbert patentó “un cigarrillo sin tabaco y sin humo”. Los fumadores del dispositivo de Gilbert disfrutaron un vapor saborizado. En 2003 un farmacéutico chino Hon Lik desarrolló el primer dispositivo electrónico “eCig” de la nueva era, tras la terrible pérdida de su padre como consecuencia de un cancer de pulmón por culpa del tabaco.

El vapeo se considera una de las alternativas más efectivas para dejar de fumar: la posibilidad de ajustar la nicotina, la falsa sensación de fumar por la similitud del acto de vapear con fumar, la gran reducción de riesgos, la reducción de daños al fumador pasivo y el ahorro económico. Si quiere empezar a vapear, los kits de inicio son una muy buena opción, o consulte a nuestros expertos. Es más, si va a pasarse del tabaco convencional al mundo del vapeo, le aconsejamos que los primeros líquidos que pruebe sean sabor a tabaco para que el cambio no sea tan brusco. Y que además, ajuste la cantidad de nicotina al hábito de consumo de tabaco que tenía.

El 27 de febrero de 2019, el Public Health England recomienda a los Servicios de Salud británicos “hacer más para alentar a los fumadores que desean dejar de fumar con la ayuda de un cigarrillo electrónico“. Mientras tanto, en un ensayo clínico del Reino Unido se descubrió que los cigarrillos electrónicos “son hasta dos veces más efectivos para dejar de fumar”. Además, las autoridades sanitarias de Reino Unido iniciaron una campaña con el objetivo de contrarrestar la creencia entre los fumadores de posibles efectos negativos del cigarrillo electrónico y hacerles ver que este recurso es “un 95% menos dañino” que los cigarros tradicionales.